Qui Nguyen reina en Las Vegas

Qui Nguyen partía con una enorme ventaja en fichas, y aunque no siempre fue en cabeza, al final consiguió llevarse el gato al agua. 

La batalla definitiva por el título del Evento Principal de las WSOP 2016 comenzaba con 164 ciegas para Qui Nguyen, 74 para Gordon Vayo y 41 para Cliff Josephy. Sin embargo poco tardó la situación en dar un vuelco significativo. 


El estilo agresivo de Nguyen sumado a su imponente stack (y a un poco de "gambling", por qué no decirlo) le llevaron a cometer un error cuando decidía pagar el all-in de preflop de Cliff Josephy con A4o. Josephy por su parte presentaba un magnífico AQs que aguantó las comunitarias. 


Tras esta doblada el líder era menos líder y sus rivales acechaban esperando encontrar una nueva situación en la que Qui se equivocase. No obstante, no fue eso lo que ocurrió en uno de los botes decisivos de la noche, sino todo lo contrario. En un bote "3-Way" en el que los tres jugadores llegaron a un turn formado por K324 Josephy apostaba casi medio bote para ver como Vayo se restaba por unos 75 millones de puntos. En ese momento el stack de Josephy rondaba los 85 millones aunque esto poco o nada importaba ya que no parece que existiesen muchas opciones de que Cliff abandonase su "set" de doses. Y así fue, pagó el resto de Vayo más veloz que un rayo para ver tristemente como éste mostraba un "set" de treses que lo dejaba moribundo tras un river inocuo. Poco que decir, no hay un cooler más doloroso que un "set over set". 

Josephy no se rindió y consiguió convertir sus diez millones de puntos en 45, unas 40 ciegas en ese momento.Sin embargo eligió un mal spot para marcarse un farol contra Qui Nguyen y volvió a caer al abismo, desde donde ya no pudo salir. Pocas manos después se jugaba las pocas fichas que le quedaban con una mano peor que la de Gordon Vayo, cayendo así eliminado en tercera posición con un premio de 3.453.035$. 

El mano a mano comenzaba con Gordon Vayo dominando en el tanteo. 200 millones para él y 136 millones para Qui Nguyen. Pero no fue suficiente. De hecho en ningún momento pareció que Gordon tuviera alguna posibilidad de llevarse el título. Un juego demasiado conservador, falto de imaginación e incapaz de hacer frente a las continuas acometidas de Qui Nguyen. Así la ventaja se fue reduciendo hasta que Vayo tuvo que jugarse la continuidad en el torneo realizando una 4-bet preflop con AJ. A Nguyen le sobraba confianza y stack por lo que decidió pagar con K9s. Las comunitarias no le ayudaron y Vayo respiraba aliviado. Todavía no era el momento. 

Quizás alguno esperaba que esto hiciese despertar a Gordon Vayo, a quien se le presumen más conceptos pokerísticos que Qui Nguyen, pero nada más lejos de la realidad. La tónica siguió siendo la misma y durante horas presenciamos como un jugador agresivo, con y sin jugada, abusaba de otro que se limitaba a intentar ligar sus cartas con las comunitarias. 

Los saltos de ciegas hicieron su trabajo, apretar a aquellos jugadores que no consiguen hacer crecer su pila de fichas, en este caso era Vayo. Ya corto decidió jugarse el resto ante la enésima apertura de su rival con JTs. Qui Nguyen tenía KTs y desde luego no pasaba por su cabeza abandonar tal mano. El flop trajo un K que acercaba más si cabe a Nguyen y los 8 millones de dólares destinados al ganador. Turn y river no obraron el milagro y el cuento llegó a su fin. 


Un año tendremos que esperar para volver a disfrutar del mejor espectáculo del mundo del poker, un año en el que podremos comprobar cómo de en serio se toma Qui Nguyen eso de ser el "Campeón del Mundo".