¿Liquidez compartida con los grandes de Europa?

La noticia saltaba ayer y como no podía ser de otra forma corría como la pólvora en todos aquellos lugares donde hubiese un jugador español: los responsables de la ordenación del juego online de Italia, Francia, Portugal, Reino Unido y España se reunieron el pasado 29 de noviembre para tratar varios temas referentes al estado de la legislación en cuanto a poker online, entre ellos la posibilidad de crear un marco común en el que la liquidez compartida tan anhelada por todos se convierta en realidad. 

Esto es lo que se entiende del comunicado oficial emitido por la Dirección General de Ordenación del Juego. A continuación os dejamos un extracto del mismo en el que se hace referencia a este punto en particular: 

"Con ocasión de la reunión informal mantenida el martes 29 de noviembre, las autoridades de regulación de juego en línea de Francia, Italia, Reino Unido, Portugal y España discutieron cuestiones relativas a la estandarización técnica, en particular en materia de reporte de datos, y la posible liquidez compartida entre jurisdicciones para el juego del póquer en línea. Los reguladores participantes comparten planteamientos en relación con estas cuestiones y reafirmaron su propósito de alcanzar un acuerdo en relación con la liquidez compartida del póquer para mediados de 2017."

Bien. En este momento realmente la comunidad española no podría recibir una noticia mejor, sin embargo, y tal y como nos ha demostrado la historia es mejor tomarse estas palabras con una gran cautela. 

En primer lugar el comunicado hace referencia al carácter informal de la reunión, con lo que podemos preveer que tendrán que realizarse unas cuantas reuniones más, éstas ya de carácter "formal" para dejar cerrado el acuerdo. En caso de que esto sucediese tendría que ponerse en marcha la logística necesaria para que el sistema funcione. Únicamente con estos dos puntos podemos llegar a pensar que el plazo que se estipula en el comunicado, mediados de 2017, es bastante benévolo. 
 
Pero supongamos que todo va sobre ruedas y los tiempos se cumplen. ¿Qué podemos esperar de este acuerdo? La verdad es que la respuesta es complicada. Por un lado esta claro que los jugadores residentes en España disfrutarían de un mayor tráfico, hecho innegable y positivo. Sin embargo, existe un problema por resolver: la tributación sobre los beneficios del juego. Ahora mismo las condiciones existentes en nuestro país con respecto a este tema son de las peores que existen, incluyendo la de los países con los que supuestamente compartiríamos liquidez, por lo que sigue siendo necesario un cambio en este punto para que por ejemplo los jugadores que han tenido que emigrar para desarrollar su actividad profesional puedan regresar "a la madre patria". 

Como decíamos todo esto son elocubraciones que deberían pasarse por nuestra cabeza al recibir tal noticia. Así mismo deberíamos pensar si realmente el Reuno Unido tras el Brexit aceptará las condiciones impuestas por los otros miembros de este posible acuerdo. Y así podríamos seguir con más y más dudas que solo los que mandan resolverán con el paso del tiempo. 

Por lo de pronto es un buen día, y una muy buena excusa, para brindar por esta noticia tan esperada.