Jasper Meijer cierra el libro que se abrió con Alex Stevic

Punto y final. Como todas las buenas historias el EPT ha bajado el telón para siempre. Han sido 13 temporadas y más de un centenar de paradas, un sinfín de anécdotas y muchos millones en juego. Pero sobre todo ha sido una maravillosa oda a un juego que no ha parado de crecer desde entonces.

El poker no sería lo que es hoy en día sin el EPT. Criadero de alguna de las leyendas de este deporte y guardería de algunos de los jugadores más talentosos de la historia. Pero especialmente ha funcionado como una ventana abierta para una comunidad que no tenía una historia escrita con respecto al poker.

Sea como fuera esto ha llegado a su fin y por supuesto hay un último campeón. Nos hubiese gustado que este último EPT cayera en manos de un jugador español pero la suerte no quiso que David López “Davaman” superase una séptima posición por la que se embolsó 104.510€.

El honor de levantar la última pica de un Evento Principal del European Poker Tour recayó sobre los hombros del jugador holandés Jasper Meijer, quien se impuso ayer a los cinco jugadores que todavía quedaban con vida.

La suya fue una victoria contra pronóstico, en parte porque partía con el segundo stack más corto y en parte porque la experiencia y la pila de fichas del estadounidense David Peters le señalaban como claro favorito. Sin embargo una vez más se ha demostrado que las cartas no entienden de favoritismos, si no de la toma de buenas o malas decisiones.

Así Jasper fue avanzado en la clasificación mientras veía como Sam Cohen, Marius Gierse y Sergei Petrushevskii se despedían del torneo, dejando servido un 3-handed en el que se intentó llegar a un primer acuerdo. En ese momento Peters era el jugador con menos fichas, situación que no le impidió pedir una suma superior a la que los números aportados por la organización indicaban. Sus rivales estaban dispuestos a ceder pero no tanto como pretendía el americano, así que el juego continuó.

Negarse al pacto fue una mala decisión en esta ocasión ya que finalmente Peters acabó sucumbiendo en tercera posición.

Quedó así servido el mano a mano en que Jasper Meijer partía con una ventaja de 2,5:1 sobre Marton Czuczor. En ese momento se intentó llegar de nuevo a un acuerdo. Dicho intento no fructificó en un primer momento, sin embargo tras un rato de juego y con los stacks más igualados ambos jugadores dieron por buenos los números propuestos dejando 50.000€ para el ganador final. Éste se decidió con el clásico “flip” cuando el KJs de Meijer conectó una J en el flop, superando así a la pareja de doses del húngaro Czuczor.

De esta forma, la tabla de premios fue la siguiente:

 

1-. Jasper Meijer....699.300€

2-. Marton Czuczor..630.000€

3-. David Peters....397.300€

4-. Sergei Petrushevskii..284.550€

5-. Marius Gierse...203.800€

6-. Sam Cohen....145.900€

 

No fue la del evento principal, pero la armada española no se quedó sin pica en la jornada de ayer. Pablo Fernández “pablotenesis” se impuso en un torneo de 5K€ de buy in disputado en un formato 6-max y con una estructura turbo. Pablo se impuso a Denis Timofeev en el HU llevándose así un premio de 71.900€.

Destacable también la decimocuarta posición alcanzada por Adrián Mateos en el High Roller de 10K€ por la que cobró unos nada desdeñables 47.800€.

La anécdota de este torneo se dio en el mano a mano cuando el polémico jugador británico William Kassouf pactó en el HU con la condición de que fuese él quien saliese en la foto y se llevase el trofeo a casa. Patrick Serda, su rival en dicho mano a mano aceptó sin rechistar sabedor de que cobrar apenas 40.000€ menos de lo que estaba destinado para el ganador era una oferta irrechazable. A veces el ego le cuesta mucho dinero a las personas.

El podio de este High Roller fue el siguiente:

 

1-. William Kassouf....532.500€

2-. Patrick Serda.....719.000€

3-. Tue Ullerup....351.000€