Fernando no remonta y Qui Nguyen es el máximo favorito

La madrugada del domingo al lunes comenzaba en el Teatro Penn & Teller de Las Vegas la mesa final del Main Event de las WSOP, sin duda el torneo más importante del
año. 


El interés que despierta este evento en cualquier aficionado al poker está lejos de cualquier duda. Si además le añadimos el aliciente de que contábamos con un
representante español entre los nueve finalistas, no es díficil imaginar que una gran parte de la comunidad española estaba anteayer como loca por conseguir un enlace
en el que poder seguir el devenir de Fernando Pons, nuestro hombre. 


Fernando tenía una tarea extremadamente díficil: remontar sus 12 ciegas y construir un stack lo suficientemente grande como para hacernos soñar con un nuevo título
mundial tras el conseguido por Carlos Mortensen, recientemente admitido en el Salón de la Fama del Poker. 


A favor de Fernando jugaban dos factores: el primero, tener asegurado un premio de 1 millón de dólares, cifra imponente de por sí pero que cobra incluso más valor si
recordamos que el jugador español accedió a este torneo a través de un satélite online de 30$ de buy-in. El segundo, contar con un ICM muy pequeño al encontrarse en
última posición y con unos saltos de premios "pequeños" hasta la quinta posición. Por ello, la estrategia parecía clara, no volverse loco pero mostrarse agresivo e
intentar robar ciega y antes el mayor número de veces. 


Desgraciadamente no tuvo tiempo de hacerlo en muchas ocasiones. En su primer intentó lo consiguió, ciegas y antes iban para el español. Sin embargo, la segunda vez que
Fernando Pons puso su torneo en juego finalizó su aventura. La mano le llegaba limpia al botón y su A6o estaba completamente dentro del rango de push debido al número
de ciegas que tenía. La ciega pequeña abandonó pero Cliff Josephy, en la ciega grande decidió pagar con KJo. Nada que objetar a ese "call". Josephy iniciaba el día
como líder y en ese momento ocupaba la segunda posición con un stack más que suficiente para afrontar la pérdida de ese bote. La ligera ventaja con la que contaba el
español preflop apenas se disipó con la caída de las tres primeras comunitarias, a pesar de que Josephy conectó un rey. Una pica o un as darían la mano a Fernando. Sin
embargo, un ladrillo en el turn y un nuevo rey en river acabaron con la esperanzas del jugador español y de paso con las nuestras. 

Desde aquí aprovechamos para felicitar a Fernando Pons por su gran torneo y su premio de 1.000.000$. 


A partir de aquí las hostilidades se hicieron más evidentes, algo que suele suceder en la mesa final de los torneos cuando el short-stack es eliminado. La lógica se
impuso y los siguientes eliminados fueron precisamente aquellos que partían con el menos número de fichas al comenzar el día. Así Jerry Wong se despidió en octava
posición pese a conseguir doblar su pila de fichas a las primeras de cambio. Sin embargo, un "cooler" en forma de JJ vs QQ lo mandaba al rail con un premio de
1.100.076$. 

Tras él le llegó el turno a Griffin Benger, quizás el mayor favorito de los nueve participantes pese a partir en séptima posición. "Flush_Entity" (así es su nick
online) nunca consiguió hacer crecer su stack hasta el punto de luchar en igualdad de condiciones contra sus rivales. Su "muerte" en este torneo llegó en un intento de
rerrobo desde la ciega grande con A9s. Gordon Vayo había abierto la mano en el botón y sus dieces le permitieron realizar un fácil "call". Las comunitarias no ayudaron
lo suficiente al jugador canadiense que se tuvo que "conformar" con el 1.250.190$ reservados para el séptimo clasificado. 

La organización tenía previsto poner punto y aparte en ese momento, cuando quedaron seis jugadores en liza, sin embargo cambiaron de opinión y las cartas siguieron
volando sobre el tapete, hecho que aprovechó Qui Nguyen para hacerse con la mesa a base de meter presión a sus rivales. 

Tal era la agresividad demostrada por Nguyen que Kenny Hallaert decidió que su AQs era suficiente para realizar una cuarta apuesta preflop y poner así en riesgo su
permanencia en el torneo. Desgraciadamente para Kenny, Nguyen tenía ases. Una dama en el flop le daba alguna esperanza a Hallaert pero ni turn ni river completaron el
milagro. Sexta posición y 1.464.258$ para Kenny Hallaert.  


Así se llegaba al final de la primera jornada, con los siguiente stacks: 

Qui Nguyen    128.625.000 puntos
Cliff Josephy     63.850.000 puntos
Vojtech Ruzicka     62.250.000 puntos
Gordon Vayo     58.200.000 puntos
Michael Ruane     23.700.000 puntos


Se podría pensar que en la reanudación ocurriría lo mismo que la tarde anterior, una excesiva aversión a poner fichas en el centro de la mesa hasta la eliminación del
short-stack. No obstante, Vojtech Ruzicka tenía otros planes. Se mostró muy agresivo ganando buenos botes y subiendo en la clasificación pero se pasó de frenada. En
una mano en la que había 3beteado a Gordon Vayo decidió jugar la clásica secuencia "tres barrels all-in" cuando su AK no había ligado absolutamente nada. Para colmo,
Vayo conectaba un "set" de ochos que por supuesto no estaba dispuesto a abandonar. Así, Vayo ascendía hasta el liderato mientras Ruzicka se quedaba con unos puntitos
que perdía pocos minutos después. Quinta posición con un premio de 1.935.288$.

En este momento Nguyen tomaba de nuevo las riendas y Ruane se convertía en el objetivo que permitiese al resto llegar al tan ansiado 3-handed. Y todo acabó como tenía
que acabar, con el AJ de Nguyen superando el KQ de Ruane y enviando a éste al rail. 2.576.003$ fue la recompensa por su cuarta posición. 

Se jugaron un par de manos más pero la situación no sufrió grandes cambios con lo que Qui Nguyen es el gran favorito para proclamarse esta noche campeón del mundo. 

Estos son los stacks con los que partirán hoy: 

Qui Nguyen    197.600.000 (164 ciegas)
Gordon Vayo     89.000.000 ( 74 ciegas)
Cliff Josephy     50.000.000 ( 41 ciegas)