En el país de la liquidez, el Sol sale por España y se pone por Italia

Stoppers italianos contra unos cumplidores españoles.

En una semana importante para el proceso de liquidez compartida entre España, Francia, Portugal e Italia, se confirma que la Dirección General de Ordenación del Juego lleva muy avanzados sus deberes. Pero el optimismo no puede ser desmedido, porque desde Italia se levantan voces que pretenden sacar a su país de la futura unión de mercados.

Este pasado lunes se cerró el plazo de información pública sobre la resolución de liquidez compartida presentada por la DGOJ. En pocas palabras, todo el que tuviera alguna sugerencia o interés en que alguna parte del texto fuera modificada ha tenido la oportunidad de presentar su caso, y ya se puede proceder a elaborar el texto definitivo que se le debe presentar al Consejo de Ministros.

En palabras de la DGOJ a Poker10, "no se nos han trasladado demasiadas cuestiones, ni en número ni en cuanto a su relevancia", por lo que los ministros firmarán una versión muy similar a la presentada en primera instancia. El plazo que la DGOJ se da para ver la resolución publicada en el BOE es de aquí a final de año. Con esto y la solicitud de licencias generales ya abierta, España ya habría cumplido con la parte legislativa del proceso, y solo quedaría la burocrática, que es la concesión de autorizaciones especiales para la explotación del tráfico internacional y la homologación de los sistemas técnicos.

Para esta última fase, la DGOJ desearía "poder coordinar las respectivas aperturas, estableciendo una fecha de “go-live” conjunta" con el resto de países. 

Y aquí surge un problema. Portugal parece estar tan al día como España, y Francia tiene todo dispuesto para ponerse a la par de sus socios más cumplidores antes de que finalice 2017. Pero Italia preocupa. Mucho

No solo existe un apreciable retraso en los trámites para regular la liquidez compartida, que de por sí afectaría la resto, sino que además hay un sector de la industria y de la política italiana que pretende desbaratar el acuerdo firmado en julio. Y cuidado, existe serio peligro de que lo consigan, si se hace caso al premonitorio mensaje que se le ha hecho llegar a Poker10 desde el portal italiano Gioconews.

A tenor de la advertencia vía correo electrónico, la web española ha recogido declaraciones contra la liquidez internacional por parte de operadores con importantes intereses en el juego físico, como el Director de Relaciones Públicas de Lottomatica; de representantes del monopolio público como es el presidente de la Federación de Estancos; de Senadores tanto del partido como mayoría en el gobierno como de sus socios e incluso del subsecretario del Ministerio de Economía y Finanzas, del que depende el propio regulador AMD.

Parece una campaña orquestada por la industria del juego físico, que está utilizando su influencia política para torpedear la liquidez compartida. Algo así sucedió con la Ley del Juego en España, y acabamos con un mercado cerrado que casi acaba con el poker online. 

Nos queda la tranquilidad de que la DGOJ  y sus socios contemplan un mecanismo de seguridad para este tipo de situaciones. Por supuesto, la intención es ir de la mano en la apertura de las mesas internacionales, "si bien, no es una condición imprescindible". La resolución firmada en julio contiene una disposición para flexibilizar la entrada en el mercado conjunto, prevista en su día para la posible adición futura de países como Dinamarca, Austria o Alemania. De la misma manera, si uno de los países ya firmantes incumple los plazos de manera que impida abrir las mesas en un futuro cercano con la configuración que se pretende, se le puede dejar fuera del lanzamiento y permitir su incorporación posterior.

Perder a Italia significaría renunciar a un 30% del tráfico del nuevo mercado común, pero peor sería retrasar su apertura indefinidamente hasta que los italianos arreglen sus cuitas.