El US Poker Open intenta revivir los High Rollers con Adrián Mateos

Vicente y Adrián, mano a mano en el EPT (Foto: PS)

Poker Central tiene que producir muchas horas de poker para televisión. Acaba de firmar sendos acuerdos con NBC Sports y 888Poker para ampliar los patrocinios que disfrutaban hasta el momento.

La oferta actual está compuesta por Poker After Dark, la Super High Roller Bowl y el Poker Masters. La serie de programas de cash fue el gancho de lanzamiento de la plataforma de vídeo bajo demanda PokerGo, y ahora también recae en ella la labor de fidelizar a la audiencia. Los festivales de High Rollers obtuvieron mucha atención mediática, pero situados a finales de mayo y en otño, respectivamente, dejaban un hueco de casi nueve meses sin torneos de high stakes de producción propia.

El primer paso que ha dado la gente de Poker Central para robustecer el calendario fue el anuncio del nacimiento de la Super High Roller Bowl Macau. Es un objetivo importante, abandonar la seguridad del Aria y repetir el éxito de la edición estadounidense, donde hay candidatos que se quedan fuera del torneo en el sorteo de las plazas -como les pasó el año pasado a Adrián Mateos y a nuestro coach Sergio Aido-. 

La otra pata de la mesa que cojeaba era darle uso a las conocidas instalaciones de las Vegas, y por ello se han sacdo de la manga otro festival de High Rollers llamado U.S. Poker Open.

Que no te engañe el nombre, es un formato calcado al del Poker Masters, con ocho torneos de 10.000$ a 50.000$ de entrada. También decidirá su ganador gracias a una clasificación general, como en su día ocurrió con el Poker Masters.

En estos torneos no hay límite de entradas, y nada impide a Amadi y "petgaming" viajar a Las Vegas para participar. Lamentablemente, los planes de Sergio son seguir echándole horas al cash en Macau, e igual que no viajó a los Aussie Millions tampoco lo hará al US Poker Open para defender sus dos mesas finales del otoño de 2017. Amadi sí que estará allí, con ganas de repetir su más que decente resultado del festival anterior.

Precisamente de Australia llegan malos augurios para este y otros torneos del estilo. Los famosos Challenges de las antípodas han sembrado enormes dudas sobre la salud del circuito de High Rollers. El torneo de 25.000AUS$ respondió a las expectativas y ofreció buen ambiente y diversión, además de un premio de 647.114AUS$. Totalmente lo opuesto al bochorno del 50.000AUS$ Challenge, donde solo se sentaron cuatro jugadores a la mesa y el campeón , Sam Greenwood, acabó rajando contra los regs alemanes por Twitter. El 100.000$ Challenge está en el alero.

Los High Rollers sufren un problema de liquidez. No hay dinero muerto. Se ha espantado a los recreacionales. Se reproduce el fenómeno de las listas de espera de las hogh stakes, y los profesionales se dedican a rondar el salón de torneos durante horas calibrando la fortaleza de las mesas en vez de sentarse a jugar. Esa es la acitud que le reprochó Greenwood al "Team Germany", aunque él mismo ha sido culpable de otras prácticas tremendamente dañinas como parar la partida en cuanto el último recreacional de una mesa final queda eliminado y repartir el resto de premios entre los pros. Se va el fish y se ponen sit out, pero en vivo y a la cara de la gente.

También se ha producido un trasvase importante de fondos hacia la especulación en los mercados de criptomonedas. La familiaridad con el mundo digital gracias al poker online, la influencia de pioneros de la tecnología blockchain relacionados con la comunidad y el componente de riesgo del tradeo casan a la perfección con el perfil de los jugador de high stakes y los márgenes que pretenden conseguir superan con mucho el edge que hay hoy en día en los torneos.

La gente de Poker Central va a combatir este panorama de pesimismo con una receta infalible. Unos cuantos pros actuando como gente de la casa, Daniel Negreanu y Brian Rast, nombres de peso que ya llevan tiempo en la agenda de Poker After Dark como Phil Galfond y Phil Hellmuth. Como guinda, se deja una puerta abierta a los recreacionales estadounidenses con ganas de vivir minutos de gloria en televisión y se incluyen nuevos formatos como el PLO y los juegos mixtos.

Adrián Mateos ha confirmado su presencia, como hemos comentado, y también estará con toda seguridad el francés Benjamin Pollak, que está en racha en estos últimos meses. Seguro que algún jugador europeo más se une a la persecución del trofeo -over/under de alemanes: al menos media docena-. Solo con esto, que no es poco, es imposible un fiasco como el del Crown.

Las estructuras son como las del Poker Masters. Todos los torneos excepto el 8-Game Championship y el Main Event se juegan en dos días, uno para decidir los finalistas y otro para la FT, que es de la que se ocupan principalmente las cámaras. Según se vayan eliminando finalistas, pueden aprovechar el registro tardío del siguiente torneo, y así se produce una rotación completa de torneos que ocupará a los asistentes durante una semana larga.

2018 U.S. Poker Open Schedule
Fecha Buy-in Formato
Jueves, 1 de febrero 10.000$ NLHE
Viernes, 2 de febrero 10.000$ Pot Limit Omaha
Sábado, 3 de febrero 25.000$ NLHE
Lunes, 5 de febrero 25.000$ 8-Game Mix (3 días)
Martes, 6 de febrero 10.000$ NLHE
Miércoles, 7 de febrero 25.000$ NLHE
Jueves, 8 de febrero 25.000$ NLHE
Viernes, 9 de febrero 50.000$ NLHE (3 días)

Ojalá Amadi tenga toda la suerte del mundo, y si se le une algún hispanohablante más, mejor que mejor. A ver si se animan "Negriin" y María, que tiene muy reciente el cheque del PCA Bahamas.